Sede Social

C/ Barriocepo 35 - CP 26001

Logroño - La Rioja

Contacto

Diseño, ilustraciones y fotografías: Jaime Ocón Paillao - Archivo de la Hermandad de Cofradías

Textos: Fermín Labarga, Hermandad de Cofradías

LA RIOJA TURISMO LOGO 2019.jpg

©2019 Hermandad de Cofradías de la Pasión de la Ciudad de Logroño

En los años 1553 y 1554, Arnau de Bruselas talló este Cristo para ser ubicado en el retablo de la Imperial Iglesia de Santa María de Palacio. Tiempo más tarde se cambió su ubicación, siendo sustituido por una nueva imagen de un crucificado.


Este Santo Cristo de las Ánimas se halla de ordinario en la capilla de D. Diego de Villoslada en la Imperial Iglesia de Santa María de Palacio en la ciudad de Logroño muy venerado por el pueblo logroñés.


Presenta un Cristo muerto, crucificado con tres clavos, con los rasgos propios del estilo manierista. Realizado en madera cedro, se adosa a una gran cruz de ébano.


En 1944 el Cristo se guardaba en el interior del claustro de la Iglesia de Palacio y un grupo de devotos logroñeses, al conocer que existía esta valiosa joya, gestionó con las autoridades eclesiásticas su incorporación a la procesión de Viernes Santo. Para que figurase en la procesión fue preciso que varios hermanos donasen madera para las andas, otros una buena cantidad en metálico y, finalmente, diversos donativos que la junta recibió alborozada. De este modo, procesiona el Viernes Santo de 1945, sustituyendo al paso de la Crucifixión.


En 1965 la Hermandad de la Pasión y del Santo Entierro decide abrir una suscripción con el fin de dotar al histórico Santo Cristo de Palacio de cuatro extraordinarios candelabros de bronce de nueve tulipas cada uno, en lugar de los seis de latón que ostentaba. Esta imagen dio origen a la Cofradía del Santo Cristo de las Ánimas en 1970, la cual se encargó de restaurarlo en 1972 y 1984. Durante el año se puede visitar en la capilla de don Diego de Villoslada, en la iglesia de Palacio.


Sobre unas andas fabricadas en los Talleres Martínez y Ruanes entre los años 1944 y 1945, veinticuatro de sus cofrades lo portan en la mañana del Viernes Santo. Todos los años en el día de Viernes Santo, al medio día, tiene lugar en la iglesia ya indicada un solemne Vía Crucis muy concurrido. Al final de este piadoso acto la imagen del Santo Cristo de las Ánimas se traslada en hombros de los cofrades hasta la Catedral de la Redonda en donde queda depositada hasta la procesión general de la noche.

Página Web

Facebook

Correo